Morbo Cotidiano.


Morbo cotidiano por Daniel Rojas P.


1
Bajo la mesa,
oculto,
esperando la precoz salida del mañana.
Negro amanecer de muerte y gloria,
De redención y primavera belicosa.
Sobre las cartas marcadas,
el dinámico juego de engaños
y misteriosa cooperación de falsa lujuriosa.
Cielo eternizado;
cantando a mares mudos
y tierras yertas.
Pequeñas paternales promesas,
gran salvaje mirar…
Destructivos ojos,
Perpetuos ojos,
Unánimes rayos espectrales
Desde la curva de tus piernas
Y el degradé de tu infernal ventoso

vientre.


2

Ardiente sobre aquello,
Quemando esto, mi cerco,
El del vecino, su hija, esposa, madre y
el pueblo femenino repleto.
Universales Venus,
erectan mi sino rojo
por cual mágico misterio…
El Derretir de cera indefinida…
Inefable condición de macho erguido.
Marte grita, grita conchetumadre grita, grita, grita
Grita por que muero derretido en mi mano castigadora
Grita por que me desgarro desde adentro queriendo renacer como hijo de la sangre roja .
Grita hijo de puta
Y el Fulgor ingrato de antiética vulgaridad;
Profana templos pasionales,
Viola modelos de acatamiento,
Viola mi sombra, viola tus pasos y las reglas de remanso
Sumisión de cordero
Hecatombe de eunucos fundadores
y castrada sociedad…


3

Elévate pista anónima
sobre mi cabello mutilado, cuela sucio humo a mis orejas
somnolientas por indiferencia
los dientes apretados y las manos muertas…

Ruedan transeúntes, saltan baches y sumergidos en trajes maleta,

Viven esplendida maravilla de las mil y una noches…
de quirúrgico metal y aceite en que nuestra vida flota …
Naufraga el mundo y su azul tímido…
cuerpos indefinidos que no entiendo
Mueven desesperados la materia, cronologías rotas
y gritos ante esperas
y hacer colas,
y hacer compras
y en todo sitio;
y a toda hora;

detestables hileras y cosas que podríamos tomar a la fuerza;

cazando como aquellos,
lobos de pelaje rojo
como el ante pasado que corría cuesta abajo
sin gorro y a culo pelado;
formas y patentes…
timbres y juzgados
fuera de ellos, del orden marciano,
emulando al mas torpe pájaro;
Sin más ni menos hombría,
sin mayor feminidad o belleza,
El pulso del hombre humano, se ha hecho una rutina.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.