Viernes, 21 Septiembre 2007

Poesía



Carga libido

dispara sangre,

de mis sentidos

deseos

miseria

nace un ayer.

Somos como extraños

desde fuera hacia adentro

escuchando voces huecas

torcidas en encierro

fornican mientras duermo

sobre el suelo,

tu piel
herida

tu estupida mueca.


Bailarines pies

ojos profundos

negro manto,

la oscuridad en plenitud

el calor de sombra huérfana

en los murales de odio.

Un entierro a mi destino

un renacer del fuego

despierta al demonio

que tengo ahí,

haciendo cabañas

y vírgenes pueblos.

Hace años, que bebo del silencio

mirando desde el claustro

el cuarto de enfrente

donde se producen los

peores actos,

de la cólera que veo

respiro y dejo correr.

todo lo que me hace hombre

es una condena

un collar

y estas ahí riendo

la mirada

el reflejo

en esos ojos que son los míos

pero en otro rostro

el de vidrio

que responde

con mi cara temiendo.


Rompe mis oídos

el engranaje dispara la noche

mientras encalló en las besos

y el muelle de tus piernas

donde la vida revive.

me hace crecer

me da algo

en que creo

creyendo rió y juego a morir

en el infierno

de todos

los santos esqueléticos.


Persiste la cárcel

de mis dientes

y orejas

arde la venganza y manoseo

Celebramos la noche

y el encuentro de

los genitales

que son nuestros cerebros,

pensando

creamos un nuevo paraíso,

el que siguen nuestros cuerpos

y en el podemos ser uno

el sueño universal

la forja de dioses

en algo simple

tan sencillo

como la poesía


Autor: Daniel Rojas P.
Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.